martes, 9 de septiembre de 2014

Visitando CALPE

Visitando otro de los pueblos de La Costa Blanca, llegamos a Calpe a conocer sus playas y El Peñón de Ifach (Penyal d'Ifac). Calpe se encuentra a unos 70 Km de la Ciudad de Alicante, se puede ir por la AP-7 y la N-332,  y disfrutar las hermosas vistas que te ofrecen los pueblos, la montañas y el Mar Mediterraneo.
Al llegar a Calpe se siente algo mágico, pareciera que el sol brilla más, el Mediterraneo muestra todos sus colores y el imponente Peñón de Ifach te deja sin aliento, te invita a subirlo y contemplar toda la belleza que lo rodea. Esta roca calcarea de unos 50.000 metros cuadrados, se eleva a 332 m. de altura y 1km de longitud* es considerado un Símbolo de la Costa Blanca.
Asi que no queda otra, hay que subir. A la entrada del Parque Nacional están las casas de información turística, hay que pasar unos tornos que se usan para el conteo de los visitantes y es gratuito. Se puede decir que hay dos etapas para llegar a la cima: primera etapa es una camineria, bastante cómoda y segura, a través de árboles y arbustos que te llevan hasta la entrada de un túnel, por el cual se tiene acceso a otra cara del peñón.



                                                         



Despues de pasar el tunel el camino cambia, es escabroso y muy empinado, se debe usar, al menos botas  montañeras y equipo adecuado. Como se ve en esta última foto ya todo el camino es natural y es tu responsabilidad tomar las precauciones del caso. 
Hay cuerdas en las paredes en aquellos sitios de mayor dificultad, las piedras son muy resbaladizas y por supuesto hay que tener mucho cuidado en esas zonas y no quitar la vista del camino. 

Nosotros no llevamos zapatos adecuados y le preguntamos a uno de los que venian bajando si era muy complicada la subida, miró mis sándalias y su expresión fué suficiente. Me recomendó pasar el túnel agarrada de la cuerda y llegar hasta el pequeño mirador que está al final. Por lo tanto pasamos el túnel y nos conformamos con la estupenda vista del Mediterraneo. 
Asi que igual que empezamos, no queda otra, hay que bajar. Disfrutamos de un buen almuerzo y recorrimos los alrededores, impacta el gran desarrolo urbanístico de la zona y ya de regreso a Alicante pensaba que Calpe y su Peñón de Ifach es un lugar alucinante donde volvería muchas veces.

Créditos
Fotos: P.Estrada, MundoPleno
(*) www.calpe.es 

No hay comentarios:

Publicar un comentario